Desde el 20 de abril se estableció la clausura definitiva y una multa de 38.5 millones de pesos. Suspendido desde el 31 de enero del presente año

El titular de la Comisión Estatal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COEPRIS BC), Erwin Areizaga Uribe, informa a la población las acciones realizadas en contra desde el Hospital Jerusalem, el cual se encontraba suspendido totalmente desde el 31 de enero del presente año.

“Al parecer las autoridades de dicha institución hicieron caso omiso de la suspensión e incurrieron en un delito al retirar los sellos de suspensión y llevar a cabo una intervención que derivó en la muerte de una paciente, situación que lamentamos profundamente y apoyaremos en la investigación correspondiente, con el antecedente de que COEPRIS había clausurado ese sitio previo al deceso”, expresó.

El funcionario estatal señaló que la COEPRIS BC actuó de forma oportuna ante las irregularidades que presentaba el Hospital Jerusalem y, por ello, se determinó su clausura definitiva el 20 de abril, además de imponer una multa de 38 millones 550 mil 450 pesos, a lo cual hicieron caso omiso los propietarios de dicho nosocomio.

Areizaga Uribe mencionó que el 31 de enero del presente año se realizó una visita de verificación, donde se encontraron las siguientes irregularidades: el hospital no cuenta con aviso de responsable sanitario actualizado, ni presentaba licencia sanitaria vigente, además de carecer de aviso de funcionamiento; en el caso de la farmacia no tiene licencia sanitaria ni responsable, además se encontraron más de 800 medicamentos de uso hospitalario exclusivo, sin autorización correspondiente.

La institución no contaba con ambulancia, ni contrato para ese servicio, además de carecer de las comisiones y comités protocolizados internos para operar, ya que en caso de que suscitara una emergencia, como ocurrió, no podrían actuar con la eficacia necesaria.

A esto se suma el hecho de que había personas ejerciendo la práctica médica y de enfermería sin contar con título y cédula profesional que los acreditara, además el establecimiento no cuenta con libros de control de psicotrópicos y estupefacientes; ni de recetarios autorizados al momento de realizar la verificación sanitaria.

Por ello, el 2 de marzo se citó para comparecer al responsable del nosocomio o departamento jurídico, para solventar las observaciones; sin embargo nadie acudió ante esta dependencia, por ello se visitó de nueva cuenta el inmueble el 4 de marzo y se advirtió la violación de los sellos por parte del personal del Hospital Jerusalem.

“Lamentamos profundamente los hechos donde falleciera la señora María José Chacón. Tanto en este, como en todos los casos que así lo requieran, la Coepris llevará a cabo las acciones necesarias para castigar a quienes impartan atención sanitaria sin las condiciones señaladas en la ley”, refirió.

Dejar respuesta

Deja tu comentario!
Pon tu nombre aquí