*En Tijuana se pierden 5 mil espacios para el cuidado de los hijos de trabajadores y mil 200 fuentes de empleo

Debido a trámites innecesarios por parte del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), el 48% de las guarderías que operaban subrogadas por el IMSS en Tijuana, no abrieron a partir de este año, lo que significó la pérdida de 5 mil espacios para menores de edad y la cancelación de mil 200 fuentes de empleo, afirmó el abogado de empresas, Esteban Capella Ibarra.

Dijo que a partir de este año, para renovar el contrato de subrogación, el IMSS impuso una serie de reglamentaciones, “imposibles de cumplir”, según lo dicho por los propios concesionarios del servicio de guarderías, con lo que “se generó un problema donde no lo había”, lo cual afecta no solamente a los padres de familia que no tienen dónde dejar a sus hijos para ir a laborar, sino a las empresas que van a resentir el ausentismo laboral.

Capella Ibarra explicó que en Tijuana operaban hasta el año anterior 59 guarderías subrogadas por el IMSS a particulares, mismas que representaban 9 mil 451 lugares para menores de edad; 17 de ellas no licitaron porque les fue imposible cumplir con los nuevos requisitos solicitados por la autoridad.

Agregó que 11 de las que sí participaron en la licitación no aprobaron, por lo que a partir de este 3 de enero no abrió el 48%, con lo que se perdió un aproximado de 5000 lugares de cuidado para niños y se cancelaron unos 1,200 empleos de gente que atendía esos lugares.

El abogado externó su preocupación por que –insistió–, se generó un problema donde no existía y las guarderías que funcionaban hasta diciembre pasado, y que dejaron de hacerlo a partir de este año, cuentan con los estándares y la experiencia para otorgar el cuidado adecuado a los infantes, con lo que a su vez brindaban la tranquilidad a los trabajadores de las empresas para laborar mientras sus hijos recibían una atención de calidad.

Ante ello, exhortó a las autoridades del IMSS a revaluar las variables que los están conduciendo a adoptar las políticas y condiciones prácticamente imposibles de cumplir por parte de los operadores de guarderías subrogadas, mismas que los orillan a mejor optar por cerrar.

Dejar respuesta

Deja tu comentario!
Pon tu nombre aquí