*Roberto Valero, presidente del CEEBC, pide a autoridades evitar a empresas que solo ofrecen “empleo chatarra

El porcentaje de ocupados con un ingreso inferior al costo de la canasta alimentaria, al último trimestre del 2021, creció en Baja California con respecto al 2019 en 22.4% a nivel estatal, lo que representa un considerable avance en el índice de pobreza de los bajacalifornianos, estableció este viernes el presidente del Centro de Estudios Económicos en la entidad, Luis Roberto Valero Berrospe.

Y recomendó ante ello a las autoridades estatales limitar el perfil de las empresas que se acepten para instalarse en el estado, para evitar aquellas que vengan con “empleo chatarra” porque eso no ayuda a la economía de la entidad. Ya antes se echó a muchas armadoras con empleo barato, hay que retomar estas acciones, sugirió.

Durante su análisis semanal, el especialista destacó también que la amenaza de estanflación en la entidad cobra fuerza, al tiempo que avanza la pobreza, pues según datos dados a conocer por el INEGI y el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL), la economía de Baja California “creció un marginal 0.1% trimestral al cierre del 2021”.

La estanflación –explicó–, se declara cuando es negativo el crecimiento económico y coincide con elevada inflación, y el fenómeno económico, que es el peor escenario que se puede registrar, está a un paso de darse en Baja California, pese a que el dato anualizado da un aumento del 2.6%, pues no se debe perder de vista que la base de comparación es baja por el freno del 2020.

Luis Roberto Valero Berrospe indicó que esta situación económica tiene consecuencias en los hogares, pues en el cuarto trimestre del año pasado el poder adquisitivo real, es decir, descontando la inflación, se redujo 1.4%. “En concreto la gente compró 1.4% menos”, y dado que la inflación no se ha frenado, continúa impactando al consumo y por ende a la actividad económica.

Reiteró que en un contexto de bajo crecimiento, otra variable afectada es la pobreza, y así, en el estado el porcentaje de ocupados con ingresos inferiores al costo de la canasta alimentaria aumentó 22.4%, con un 22.9% para Tijuana y 25.3% para Mexicali en comparación con el 2019, lo que indica que la población de la capital estatal ha sido la más afectada.

El presidente del Centro de Estudios Económicos de Baja California manifestó que muchos organismos empresariales afirman que falta mano de obra en la entidad, como sucedió con una reciente “Feria del Empleo” celebrada en Mexicali, y como lo estableció el dirigente de la Asociación de Recursos Humanos de la Industria de Tijuana, A.C. (ARHITAC), lo cual es una total falacia, como lo muestran la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del INEGI.

En la “Feria del Empleo” de la capital, dijo, la mayoría de los empleos ofertados pagaban 9 mil pesos, poco más de 1 Salario Mínimo, y “con salarios miserables no conseguirán trabajadores”, advirtió a las empresas, por lo que recomendó a las autoridades ser más selectivas con las inversiones que llegan a la entidad.

Dejar respuesta

Deja tu comentario!
Pon tu nombre aquí