El gobierno de México renovó su Línea de Crédito Flexible (LCF) con el Fondo Monetario Internacional (FMI) por un lapso de dos años y un monto válido de 35 mil millones de dólares.

La renovación de la LCF se dio a tres días de que venciera el plazo autorizado por el FMI hace dos años, al igual que es menor al monto autorizado por 47 mil millones de dólares como parte de una solicitud hecha por el país para disminuir el financiamiento gradualmente.

El gobierno de México renovó su Línea de Crédito Flexible (LCF) con el Fondo Monetario Internacional (FMI) por un lapso de dos años y un monto válido de 35 mil millones de dólares.

La renovación de la LCF se dio a tres días de que venciera el plazo autorizado por el FMI hace dos años, al igual que es menor al monto autorizado por 47 mil millones de dólares como parte de una solicitud hecha por el país para disminuir el financiamiento gradualmente.

Según el organismo, en noviembre de 2024 se hará una evaluación para conocer las perspectivas de riesgos económicos del país y así determinar si se cumplen los criterios para acceder a dicho financiamiento.

Con esta línea crediticia el país puede reforzar su reserva de activos internacionales, en caso de que haya algún choque externo, con el fin de preservar la estabilidad económica y financiera.

México cuenta con la LCF del FMI desde 2009, pero apenas en 2017 anunció su retiro gradual de dicho mecanismo, el cual está condicionado a los riesgos económicos externos que pudieran presentarse.

“Las autoridades refrendan su compromiso con políticas macroeconómicas prudentes que contribuyan a la estabilidad financiera y al crecimiento económico sostenible e incluyente”, señaló la Secretaría de Hacienda en un comunicado por separado.

Impactos: 7