Con el objetivo de que los alumnos de la Academia Zonkeys tengan una preparación completa, esta semana recibieron una plática por parte del jugador profesional de baloncesto tijuanense Julio César Martín del Campo en el Auditorio Zonkeys.

Teniendo todas las medidas adecuadas dado la nueva normalidad, Martin del Campo les contó su historia de vida de cómo pasó a jugar en los torneos de Tijuana a ser basquetbolista profesional y jugar para Tijuana Zonkeys, club con el cual se coronó campeón en la Temporada 2018 del Circuito de Baloncesto de la Costa del Pacífico (Cibacopa).

“Fue en la etapa final de preparatoria cuando me hablaron para ofrecerme una beca en tres universidades de México, una de ellas fue Tec de Monterrey en su campus de Nuevo León, ahí me di cuenta de lo que me podía dar el baloncesto”, comentó Martin del Campo a los alumnos y alumnas de la Academia.

En su etapa de universidad, Julio César fue con la Selección Mexicana a tres ediciones de Universiada Mundial, mismas que se efectuaron en Tailandia (2007), Serbia (2009) y China (2011).

“En esos eventos me di cuenta del nivel que hay a nivel mundial, me tocó enfrentarme a varios jugadores que están actualmente en la NBA, así que me motivó para seguir adelante en el deporte ráfaga”, reveló el jugador de 1.96 metros.

Como jugador profesional jugó para Ostioneros de Guaymas, Abejas de León, Correcaminos de la UAT y actualmente es jugador de Tijuana Zonkeys, donde este año cumplirá su quinta temporada siendo elemento de esta franquicia.

“Yo soy una persona de familia, desde niño veía a todos jugando básquetbol, por eso empecé a jugar y, cuando llegue al profesional, mi sueño era jugar con el equipo de la ciudad que me vio nacer: Tijuana, para que toda mi familia y amigos me vieran jugando, así que es un logro ser parte de Tijuana Zonkeys”, comentó Martin del Campo.

Como parte de la dinámica, al final de la charla, los niños pudieron preguntarle dudas acerca de la historia de vida de Julio César Martín del Campo para que hubiera una mejor retroalimentación.

Tras concluir con la plática, los jóvenes tuvieron su entrenamiento normal en las canchas de la Unidad Deportiva Unisantos, ubicada a tan sólo 5 minutos del crucero 5 y 10 rumbo a Playas de Rosarito.

Dejar respuesta

Deja tu comentario!
Pon tu nombre aquí